Mis consejos para despertarse temprano

Mis consejos para despertarse temprano

Soy de las personas a las que la curiosidad y la creatividad nos mantiene despiertos hasta tarde. Recuerdo que la primera vez que ví el amanecer frente a mi computadora fue el día que aprendí a programar y no podía parar.

Soy de las personas a las que nos cuesta salir de las cobijas en la mañana. He leído artículos y he probado todos los trucos y hábitos que he encontrado.

De lo que puedo estar más seguro es de que todos somos diferentes. Se supone que ser alguien que madruga o ser un night owl puede ser genético. Los que trasnochamos con facilidad hemos trascendido durante la evolución humana porque resulta que siempre hemos sido muy útiles. Fuimos los guardianes de las tribus durante la noche. Fuimos los chamanes que atendíamos emergencias a oscuras. Fuimos los primeros astrólogos maravillados por las estrellas.

Por otro lado, hay expertos que recomiendan tener una vida diurna por el hecho de tener exposición a la luz natural mientras estamos despiertos y estar a oscuras mientras dormimos. Shawn Stevenson, autor del libro “Sleep Smarter” es una de las personas que hablan de eso.

En otros años aproveché mi capacidad de trabajar hasta tarde para ser muy productivo mientras todo el mundo está dormido. Este año decidí por varias razones que quiero ser una persona que se levanta temprano. Eso me ha permitido hacer ejercicio 6 veces a la semana, ser más estructurado y eficiente con mi tiempo, y aún más importante, saber que soy capaz de incorporar nuevos hábitos que son parte de un objetivo más grande.

Volviendo a que todos somos diferentes, estos consejos que traigo son los que a mí en lo personal me han funcionado mejor. Si hubiera una receta perfecta para despertarse temprano, no habrían tantos artículos y libros al respecto.

1. No usar el botón de snooze

Es más importante y efectivo de lo que parece. Les dejo un video que fue suficiente para convencerme.

2. Dejar el celular lejos de la cama

Este consejo lo he visto varias veces mencionado. Lo he intentado y no ha sido suficiente. Incluso tuve un app despertador que me hacía ir al refrigerador y escanear el código de barras de la caja de leche para que se apagara. Vieran el problema el día siguiente al que se me acabó la leche.

Lo importante de este consejo es hacerlo como parte del hábito de levantarse temprano. Por sí solo no te va a alejar de las cobijas. Se supone que ponerse de pié, estirarse y sonreír es de las mejores cosas que uno puede hacer al despertarse. El resto del día vas a tener una vibra diferente.

También me sirve mucho sentirme orgulloso de mí mismo al ponerme de pie justo cuando suena la alarma. Sentirme así es suficiente motivación para seguirlo haciendo.

3. No dejar que el cerebro piense

Al despertar tu cerebro es muy bueno para encontrar una razón suficiente para volver a dormirse. Por eso es muy importante levantarse en los siguientes 5 segundos luego de que suena el despertador.

Esto lo logramos convirtiendo el hábito de levantarse en algo que no se piensa, solo se hace. Para lograrlo hay 2 cosas que trato de hacer: 1) recordarme la noche anterior que cuando suene el despertador no debo pensar para levantarme y que no hay ninguna razón para presionar snooze, y 2) definir una rutina fija y fácil para no tener que pensar (explicado en el siguiente consejo)

4. Definir una rutina fija y fácil

A esta conclusión llegué cuando me puse a reflexionar sobre la época en mi vida en la que siempre lograba estar despierto y listo a tiempo sin tanto problema. No sé si es el caso de ustedes, pero en la época de la escuela y colegio me era mucho más fácil.

Cuando me di cuenta de eso analicé las diferencias que podrían haber ayudado a que fuera así:

  • Mis días eran muchísimo más estructurados. Todo esto era a la misma hora, todos los días: el despertador, el baño, el desayuno, la llegada del bus de la escuela, las meriendas, la salida de clases, el almuerzo, la cena y la hora de dormir. Eso ayudaba sin duda a regular el ritmo circadiano.

  • No habían smartphones. Distracciones como las redes sociales no se metían en medio de nuestra rutina.

Por lo tanto, mi consejo es tener una rutina fija y fácil durante las mañanas. Fija para no tener que pensarla y solo ejecutarla al sonar el despertador; y con fácil me refiero a asegurarse de que en la mañana no haya que tomar decisiones complicadas o resolver situaciones durante esta rutina. Por ejemplo la noche anterior podés alistar la ropa que te vas a poner en la mañana. Algunas personas empiezan su día escribiendo en un diario o creando su lista de prioridades para el día; si querés probar esos hábitos podés dejar papel y lápiz listo sobre el escritorio.


Al final de cuentas el reto es encontrar la manera en la que despertar y salir de la cama sea más fácil y motivante que quedarse un rato más durmiendo. Por lo tanto, tenés que tener muy claro cuál es tu objetivo final. ¿Por qué querés despertarte temprano? ¿Por qué estás trabajando en este nuevo hábito? Respondete estas preguntas ahora, y recordalas cuando suene el despertador.

Aparte de estos consejos, que son los que a mí mejor me han funcionado, hay miles más en Internet. Aquí les dejo varios de mis bookmarks:

  • Podcast: How Can We Improve Our Willpower?

  • https://www.fastcompany.com/90263503/secrets-of-the-most-productive-people-season-one

  • https://blog.trello.com/best-productive-morning-routines

  • https://www.fastcompany.com/3041455/8-tricks-to-make-yourself-wake-up-earlier

  • https://www.inc.com/marcel-schwantes/a-23-minute-morning-ritual-that-will-transform-your-whole-day.html

  • https://www.inc.com/marcel-schwantes/this-42-minute-morning-routine-is-a-great-way-to-start-your-day-says-science.html



El Lamborghini que te dejará viendo estrellas | Turbo Desayunos #001

El Lamborghini que te dejará viendo estrellas | Turbo Desayunos #001

¿Qué le diría a alguien entre 18 y 25 años?